Alcachofas confitadas con salsa bechamel La cocina de Masito

Si hay un «ibérico del huerto», esas son las alcachofas. Esa forma de flor y su corazón tierno la convierten en un ingrediente versátil para una infinidad de platos: desde guisos, como una lentejas con alcachofas, acompañando a carnes como con unas albóndigas, o como protagonista de un plato como estas alcachofas en salsa holandesa. Ya sea cocidas, asadas, confitadas o en salsa, las alcachofas añaden un toque de elegancia y sabor a cualquier comida.

RECETA DE ALCACHOFAS CONFITADAS CON SALSA BECHAMEL

A menudo, se confunde el confitado con el proceso de freír debido a que ambos implican cocinar los alimentos en abundante aceite caliente. Sin embargo, existen diferencias significativas entre ambas técnicas y que me parece importante señalar para hacer correctamente este plato.

Mientras que freír implica sumergir los alimentos en aceite caliente a alta temperatura para cocinarlos rápidamente y obtener una textura crujiente en el exterior, el confitado consiste en cocinar los alimentos a fuego lento y a baja temperatura en aceite durante un período prolongado de tiempo.

El confitado es una técnica de cocción lenta que permite que los alimentos se cocinen de manera uniforme y conserven su jugosidad y sabor original sin freírlos.

Estas alcachofas confitadas combinan la exquisitez de las alcachofas con la suavidad y cremosidad de la salsa bechamel. Toda una delicia para la que te recomiendo tener un buen trozo de pan al lado. Y ahora, vamos allá, amigos, ¡al lío!

Tiempo de elaboración:

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocinado: 130 minutos
Tiempo total: 160 minutos

Esta videoreceta la podéis ver en mi canal de YouTube. Donde además podréis comentarla, darle al like y suscribiros gratuitamente a mi canal para no perderos nada de lo que allí subo.

Ingredientes para 4 personas:

Cómo hacer alcachofas confitadas en salsa bechamel:

8 alcachofas
6 cucharadas de tomate frito
Sal
1 l de aceite de oliva virgen extra
Nuez moscada
400 g de leche
4 cucharadas de aceite
2 cucharadas de harina
Queso mozzarella
Jamón serrano en tacos
Alcachofas confitadas con salsa bechamel La cocina de Masito
1. Limpiamos las alcachofas quitando las hojas exteriores hasta llegar a las hojas más verdes. Quitamos la puntita del tallo y lo pelamos hasta llegar a la parte tierna. Partimos la punta de la alcachofa por la parte que está más oscura quedándonos con la más clarita.
2. Introducimos las alcachofas en una olla con el litro de aceite de oliva virgen extra y llevamos a fuego suave controlando que el aceite esté entre 80-100º.
3. Confitamos durante 1 hora y 40 minutos.
4. Comprobamos que la alcachofa está lista pinchándolas con un palillo.
5. Las retiramos a un colador y dejamos que escurran el exceso de aceite con las hojas hacia abajo.
6. Preparamos la bechamel tomando unas 4 cucharadas del aceite de confitar las alcachofas en una sartén.
7. Incorporamos la harina y la cocinamos durante un par de minutos.
8. Cuando esté bien cocinada, vertemos la leche, la sal y la nuez moscada.
9. Removemos constantemente a fuego medio hasta que al pasar la lengua comprobamos que se forma un pasillo que tarda en cerrarse.
10. Colocamos el tomate sobre una bandeja apta para horno, encima ponemos las alcachofas, las napamos con la salsa bechamel y cubrimos con queso.
11. Esparcimos los tacos de jamón sobre la bechamel y llevamos al horno a gratinar hasta que funda el queso, aproximadamente 10 minutos a 200º.

Más recetas con alcachofas que os recomienda La cocina de Masito:

Haz clic para votar esta receta